No mezclar productos de limpieza.

Hola a todos:

Como ahora estoy teniendo mucho tiempo libre, más del que quisiera, voy a aprovechar a contaros una cosita que nos pasó este verano.

Nos llamaron para ir a limpiar las ventanas de una casa  y allí que nos fuimos. Cuando llegamos nos encontramos una casa con muchas ventanas no, ¡lo siguiente! Pero bueno, como somos unas profesionales, nos pusimos manos a la obra. Cuando llevábamos un buen rato en la casa, le pregunto a la dueña si podemos pasar a limpiar la ventana del baño de la habitación. Me dice que mejor lo dejemos para lo último porque acaba de hecharle una mezcla de lejía y amoniaco a los azulejos de la bañera para blanquearlos y que ¡huele muy fuerte! Yo me quedé con cara de no me lo puedo creer y le dije: El problema no es que huela fuerte, el problema es que ¡es tóxico!

Le explico que la reacción que se produce al mezclar esos dos productos produce un gas que al inhalarlo es muy tóxico y me dice que si será por eso que cuando limpia el baño a fondo luego tiene mucha tos y picazón en la garganta. Afortunadamente para ella el baño tiene una ventana grande y al menos abría la ventana para que se fuera el olor…

Con todo esto os quiero explicar qué es muy importante saber usar cada uno de los productos de limpieza, no mezclarlos y mucho menos mezclar lejía con nada. La lejía se usa sola y mejor con agua fría. Si hay que quitar grasa o manchas, primero limpiar y luego blanquear y desinfectar pero no mezclar lejía con nada.

Os dejo un video que hice yo para que veáis la reacción de mezclar lejía y amoniaco. ¡No lo hagáis nunca y menos en sitios cerrados!

 

Y nada más que contaros por ahora. Espero que pronto pase todo esto y podamos volver a nuestra «vieja normalidad». Esa que tanto nos gustaba y no lo sabíamos y que tanto echamos de menos.

Saludos a todos y hasta pronto.

1 Commentario

  • Almudena Rodriguez Gonzalez

    10 febrero 2021 at 12:50 Responder

    Un comentario muy útil ¡Gracias!

Publicar un comentario